Posteador
Bizonte
Gran Posteador



Jeton de la Guerra de los 80 años









Escudo de las Provincias Unidas de los Países Bajos



La guerra de los Ochenta Años o guerra de Flandes fue una guerra que enfrentó a las Diecisiete Provincias de los Países Bajos contra su soberano, quien era también rey de España. La rebelión contra el monarca comenzó en 1568 en tiempos de Margarita de Parma, Gobernadora de los Países Bajos y finalizó en 1648 con el reconocimiento de la independencia de las siete Provincias Unidas, hoy conocidas como Países Bajos. Como pretexto, las relaciones de Margarita con la nobleza holandesa protestante nunca fueron del todo fluidas, este hecho, sumado a su inoperancia y a la distancia existente entre ambos países hizo que se fueran alejando cada vez más de la política española en busca de sus intereses económicos y políticos con un aire de independencia que comenzaba a gestarse en el ambiente. Los países que hoy se conocen como Bélgica y Luxemburgo formaban parte de las Diecisiete Provincias, pero permanecieron leales a la corona (los territorios bajo el dominio del Obispado de Lieja no formaban parte de las Diecisiete Provincias, sino directamente estaban en el Sacro Imperio Romano Germánico.



Mapa de los Países bajos de la época




Con la mayor parte de los Países Bajos en manos de los rebeldes, los calvinistas se lanzaron a la persecución de los católicos, asesinando a religiosos y encarcelando a los católicos partidarios del rey. La independencia de los Países Bajos se identificaba cada vez más con el calvinismo, lo cual fue aprovechado por Alejandro Farnesio.

Así, las provincias católicas del sur se reconciliaron con el rey para contar con su protección contra la intolerancia que ahora mostraban los protestantes. El 5 de enero de 1579, Alejandro Farnesio firmaba con las provincias de Hainaut, Douai y Artois la Unión de Arras (23 de enero) por la que reconocían la autoridad del rey. En respuesta, las provincias rebeldes de Holanda, Zelanda, Utrecht, Güeldres y Zutphen firmaban la Unión de Utrecht por la que rechazaban cualquier intromisión extranjera en sus asuntos y creaban el Estado de las Provincias Unidas de los Países Bajos o también llamada República de los Siete Países Bajos Unidos (Frisia, Groninga, Güeldres, Holanda, Overijssel, Utrecht y Zelanda). La Unión de Arras, a la que se sumaron Brabante y las restantes provincias del sur, reconoció la soberanía real sobre su territorio y declaró su confesión católica el 17 de mayo de 1579.





Mapa tras el Tratado de Utrecht (carta de independencia) en 1579, los territorios rebeldes en rojo (independentistas), y sus anexiones durante el primer año en marrón. En verde claro los territorios de la Unión de Bruselas, territorios que habían pedido al rey de España que sacara los tercios de Flandes tras el motín de los tercios y el saqueo de Amberes (neutrales, reconociendo la autoridad real). En verde fuerte-turquesa los territorios tomados por España inicialmente. En azul la Unión de Arras, aliada de España. En gris el Obispado de Lieja, aliado de España.



El resultado final de la guerra de los Ochenta Años fue la independencia real de los Países Bajos tras la Paz de Westfalia; pero no está tan claro que esta fuera la causa de la guerra. Ésta fue el resultado final de las discrepancias entre la Monarquía Hispánica y la parte de los súbditos a los que tenían que gobernar en estas provincias. La falta de tacto del duque de Alba y su falta de seriedad —llegó a matar a los habitantes de una ciudad que se rindió bajo palabra de que se respetaría la vida de sus defensores— condujo a que discrepancias que tenían su origen en el calvinismo y los intereses de la nobleza holandesa derivaran en una guerra. Cuando esta terminó, se siguió reconociendo la soberanía nominal del Rey de España, pero las provincias serían gobernadas en la práctica por un estatúder (lugarteniente neerlandés).


Las Provincias Unidas emergieron de la guerra como una potencia mundial gracias a su poderosa armada y flota mercante, y experimentaron un importante auge económico y cultural.

Para la Corona española, la independencia de las Provincias Unidas representó una gran pérdida de prestigio. El mantenimiento económico de la guerra durante un periodo tan prolongado contribuyó en gran parte a provocar las sucesivas bancarrotas de la Corona española a lo largo de los siglos XVI y XVII, y al hundimiento de la economía de España


Hace un tiempo adquirí un jeton que representa la situación de la epoca y me resulto interesante por lo alegorico que es , sin mas... :





Cartoncito Virtual

Ruptura de las negociaciones de Colonia. Países Bajos Septentrionales, Holanda, Dordrecht, 1580.

Anv LIBER REVINCIRI LEO PERNEGAT. El Papa y el rey de España; el rey presenta una rama de olivo (la paz) al león belga mientras que en la otra mano esconde un collar (la Inquisición) que parece quererle poner al cuello.

Rev. (rosa) ROSIS LEONEM LORIS MVS LIBERAT. En el exergo 1580. Al pie de una columna -sobre la que se levanta la estatua de la Inquisición- se halla un león encadenado a un collar con la inscripción INQVI mientras un ratón –que representa al príncipe de Orange- roe el collar, significando que acabará con la opresión de Bélgica.








Acá les dejo el retrato de las tres personas que aparecen en mi jeton:



El emperador Carlos V, soberano de los Países Bajos




Retrato de Guillermo de Orange-Nassau en sus años en la corte de Bruselas.




Gregorio XIII




Uso y finalidad de la pieza


Luego del comentario exacto de Marcelo , me di cuenta que no explique el uso de este jeton dentro de esta historia, los usos fueron varios y en el caso de mi pieza empezó a ser utilizado como instrumento de propaganda al servicio de la política. Sobre todo, a partir de la revuelta de los Países Bajos (1568-1648) cuyo origen estriba en un distanciamiento político (la República independiente de las Provincias Unidas del norte y el sur bajo autoridad española), y en una división religiosa (el norte calvinista y el sur católico). Desde 1572 hasta 1609 fueron usados como parte de una guerra sicológica, comparable al uso de panfletos e impresos, con un marcado mensaje político. Así, se representan hechos de armas (victorias en el campo de batalla, sitios y capitulación de ciudades, etc.) y las inscripciones que acompañan expresan votos por el triunfo de los ejércitos y el anhelo de una paz segura y duradera. Del mismo modo, en estas piezas están reflejadas las disputas religiosas entre católicos y protestantes. Son frecuentes las imágenes que representan escenas del Antiguo Testamento con citas del libro de los Salmos, Profetas o Jueces, sobre todo en aquellos jetones acuñados en el territorio septentrional de los Países Bajos en donde arraigó el calvinismo.



Espero que les guste
Matias


Fuentes:
https://es.scribd.com/document/61327020/Breve-Historia-de-Los-Paises-Bajos
https://es.wikipedia.org/wiki/Gregorio_XIII
https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_los_Ochenta_A%C3%B1os

Otros posts que te van a interesar:

11 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir Arriba
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese
Simplified